GASTOS DE ENVÍO por 0€ a toda España | Recuerda 10% de descuento en toda la web con el cupón: BIENVENIDOS

    • No hay productos en el carrito.
blog_limpieza

Si las plantas crecen en el suelo, entonces, ¿por qué molestarse en mantener sus hojas limpias? Pues bien, como bien sabes, cualquiera que se haya ido por dos semanas, el polvo no tarda mucho en acumularse. Una capa de polvo en las hojas de tus plantas de interior bloqueará la luz solar y reducirá la capacidad de la planta para fotosintetizar, lo cual hará que no se alimente adecuadamente, ya que la fotosíntesis es el modo en que la planta se nutre.

 

Una planta limpia que realiza la fotosíntesis de manera adecuada es una planta saludable, y las plantas sanas no contraen enfermedades ni infestaciones de plagas.

Por lo tanto, algo tan sencillo (divertido y relajante, ¿por qué no?) como la limpieza periódica de las hojas de tus plantas de interior, en realidad hace que tengas menos trabajo a medio/largo plazo. Y hará que tu hogar se vea mejor, claro.

¿Con qué frecuencia tengo que limpiar las hojas de mis plantas de interior?

Pues eso, realmente, depende de cuánto polvo haya en el ambiente de tu hogar. Aquellas casas en las que viven más personas, que están situadas en zonas más o menos urbanas, o con caminos de tierra, construcciones cerca, o que vivan con mascotas, necesitarán limpiar sus plantas de interior con más frecuencia. La mejor manera de saber si una planta necesita limpieza es frotar las hojas con los dedos, así de sencillo, la prueba del algodón de toda la vida, vamos.

Instrucciones para limpiar las hojas de mis plantas adecuadamente

Cuando se trata de limpiar sus plantas de interior, hay varias maneras de hacerlo. Algunas de las opciones que a nosotros nos gustan más, incluyen:

Rociar

El método más fácil para limpiar las plantas de interior es moverlas al fregadero o la ducha del baño y regarlas con un grifo o manguera. Prueba el agua antes de rociar, para asegurarte de que esté tibia. Tanto el agua caliente como la fría pueden dañar las hojas de la planta.

Si tus plantas están muy sucias, puede rociarlas con una mezcla diluida de agua jabonosa (el jabón potásico es totalmente natural, no daña a las plantas y además sirve como insecticida y acaricida) y luego enjuagarlas con una manguera. Usa aproximadamente 1 cucharadita de jabón natural por cada litro de agua. Las plantas pequeñas que no pueden resistir la fuerza de la manguera se pueden limpiar sosteniendo la base de la planta al nivel del suelo, invirtiéndola en un balde de agua y agitando las hojas con cuidado. Regar la tierra de antemano ayudará a evitar que la tierra se caiga cuando se invierte la maceta. También podrías envolver una envoltura de plástico alrededor de la base de la planta para contener la tierra mientras las limpias. Nuevamente, asegúrate de usar agua tibia. Deja que las plantas se sequen por goteo antes de moverlas hacia atrás.

Limpiar las hojas

Para las plantas que son demasiado grandes para moverlas hasta el grifo o la ducha, puedes limpiar las hojas con un paño húmedo. Utiliza un paño limpio para cada planta, no limpies con el mismo varias, de esta manera, si una de ellas tuviera alguna plaga o enfermedad, no contagiarías a las demás. Después de la limpieza inicial, puede ayudar a evitar que se acumule polvo en las hojas utilizando un plumero suave cada vez que quites el polvo de tu casa.

Cepillar suavemente

Algunas plantas tienen hojas pegajosas o rugosas que simplemente no se prestan a una limpieza fácil. Y en el caso de plantas como las violetas africanas a las que no les gusta mojar sus hojas, ni la pulverización ni la limpieza son la respuesta. Para las plantas de hojas rugosas, usa un cepillo suave, como un cepillo de hongos, para extraer con cuidado el polvo de las hojas.

Podar

Mientras se lavan las plantas, es fácil ponerlas en orden, deshaciéndote de sus hojas muertas, marrones o amarillentas. Si la hoja se suelta fácilmente, retírela con la mano. De lo contrario, use tijeras. Nunca tires de las hojas resistentes de una planta, y poda solo las puntas de las hojas doradas de las plantas que quedaron demasiado secas. La planta se verá más natural si sigues el contorno natural de las hojas al cortar.

L

Limpiar la maceta

Después de hacer todo este esfuerzo para limpiar sus plantas, ¿por qué no asegurarte de que las macetas también estén en forma? Si la sal o los minerales han formado una capa blanca en el exterior o en el borde de tu maceta, retira la planta y limpia a fondo la maceta. Frota todos los residuos de sal con un cepillo rígido y enjuaga bien la maceta antes de trasplantar la planta. Prevén la acumulación futura en macetas enjuagando periódicamente el suelo de las mismas.

Inicialmente, puede parecer mucho trabajo mantener limpias las plantas de interior, pero una limpieza ocasional no es realmente tanto esfuerzo, y mantendrá tus plantas con un aspecto saludable y creciendo mejor.

¿Quieres estar al día de todos los consejos sobre plantas y mucho más? Deja tu correo en nuestra newsletter–>

10% de descuento

En tu primera compra. 
Suscribete ahora

 
¡Descuento!
Acepto los términos de uso y la política de privacidad. 

Vista nuestra tienda online de plantas de interior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10% de descuento

En tu primera compra. 
Suscribete ahora

 
¡Descuento!
Acepto los términos de uso y la política de privacidad. 
close-link
Preguntar ahora
¿Necesitas ayuda? Preguntanos!!
Hola 🙋
en que podemos ayudarte