• No hay productos en el carrito.
Fycus Lyrata

Los expertos dicen que no hay nada como un pulgar negro o un pulgar verde cuando se trata de plantas; siempre se trata de la forma en que les prestas atención. Todos los amantes de las plantas pueden prosperar con plantas saludables; solo se trata de aprender los conceptos básicos del cultivo y cuidado de las plantas de interior. Además, se trata de escuchar lo que tus plantas intentan decirte o mostrarte cuándo necesitan algo.

¡A continuación hay algunos consejos para ayudarlo a mantener vivas sus plantas de interior por mucho más tiempo!

Contenido del Post

Luz

La luz del sol es un buen alimento para tus plantas. Las plantas pueden comer la luz, por lo que para prosperar necesitan suficiente luz solar. Diferentes plantas tienen diferentes orígenes y vienen con diferentes requisitos de luz solar. Las plantas como los cactus, las suculentas o las begonias provienen de regiones más claras en su entorno nativo y necesitan un poco de luz directa en el interior. Por lo tanto, es necesario ubicarlos cerca de la ventana más soleada de su hogar. Por otro lado, las plantas que pertenecen a áreas sombreadas como el helecho Boston, el helecho Kimberley Queen o el helecho Birds nest prefieren recibir luz indirecta. Además, como la planta tiende a crecer mucho, necesita cada vez más luz, por lo que es mejor mover las plantas hacia una ventana soleada a medida que crecen.

Agua

Cuando se trata de regar sus plantas, hay muchas cosas que todo jardinero o amante de las plantas podría haber escuchado. Algunas personas dicen que rociar tus plantas, especialmente las suculentas, es genial; algunos dicen que no lo es. Mientras que otros usan cubos de hielo en sus plantas de interior, nunca hagas eso. Si no quiere escuchar diferentes opciones, siga la verdadera regla general, riegue su planta cuando la capa superior del suelo se seque por completo.

También puede seguir los consejos que se describen a continuación para evitar regar demasiado o demasiado poco sus plantas de interior:

  • Nunca cuente entre los días de riego de su planta, riegue cuando el suelo parezca seco.
  • El suelo le mostrará cuando tiene sed al secarse.
  • Riegue bien sus plantas para asegurar un crecimiento uniforme.
  • Para rociar sus plantas o no, todo depende de las necesidades de riego de sus plantas, por lo que es mejor investigar el hábitat nativo de su planta.

Señales de problemas

Para encontrar la causa exacta detrás de la mala salud de su planta, es necesario un diagnóstico holístico. ¿Qué está pasando con toda su planta, hojas o raíces? Todo debe tener una razón, y aquí hay algunas señales de advertencia que debes tener en cuenta en tus plantas.

Raíz podrida: Los principales signos de riego excesivo y pudrición de la raíz son la tierra blanda y blanda y las raíces saliendo del recipiente.

Los bordes se vuelven negros—no siempre es humedad. A veces, un hongo que se come las hojas de la planta puede volver sus bordes negros.

hojas amarillas Las hojas amarillas son una señal de advertencia para diferentes condiciones, como demasiado calor, demasiado frío, demasiado húmedo o demasiado seco; por eso buscas síntomas secundarios. Una hoja amarilla no siempre es un grito de ayuda. Si toda tu planta se ve perfecta, es una hoja vieja que se está muriendo, y eso es natural.

Hojas arrugadas: Tus plantas tienen sed y tú no las riegas.

Hojas inferiores amarillas: Un signo clásico de riego excesivo.

mosquitos: Si encuentra mosquitos, está regando en exceso y no deja que se seque entre riegos.

Plantas de interior